Plática con Amat Escalante

México D.F. – Miércoles 22 de enero de 2014.

 

IMG_9952

A principios de la década pasada, el boom del llamado “Nuevo cine mexicano” estaba cayendo poco a poco. Pese a ser anunciado como un renacimiento de la industria nacional, en el fondo seguía siendo el mismo melodrama al que tanto estamos acostumbrados. No es nada en contra de este género, pero esta supuesta innovación se sentía como una estafa.

Pocos años después, llegaría una especie de vanguardia, influenciada por el minimalismo y estética del cine europeo. Películas austeras en su narrativa, de escaso presupuesto y grandes aspiraciones filosóficas. En sí, poco atractivo al público en general, aunque encontró un séquito de aficionados en el circuito de festivales o entre los pseudo intelectuales. En México, dos directores son los referentes para esta clase de Cintas: Carlos Reygadas y Amat Escalante.

Ambos inician relación en 2005, cuando Amat trabajó como asistente de dirección en la segunda película de Reygadas, Batalla en el cielo. Impresionado por el trabajo, Reygadas decide contribuir con la producción de Sangre, la opera prima de Escalante, cuyo costo total ascendió a $600,000. Le seguirían Los Bastardos (2008) y Heli (2013), ganando por esta última el premio a Mejor Director en el Festival de Cannes 2013.

Para hablar sobre su método de trabajo, cómo filma y qué lo llevó a seguir esta nueva corriente, Amat Escalante visitó el día de ayer la escuela de cine, Arte 7. Esta es la historia…IMG_9957

Puntual, la plática comenzó a la 1:30 pm. Acompañado por su directora de arte y también profesora en Arte 7, Daniela Schneider, Amat, en apariencia reservado, respondió amablemente cada pregunta. Entre lo platicado estuvo el ya controversial tema del uso de no actores (o modelos, como diría Bresson). Al respecto, el director comentó que deben eliminarse esos prejuicios, pues mientras una persona inspire para ser el personaje, su formación no importa. Si bien es cierto que no habría límites para la experimentación, existe el riesgo de caer en lo ridículo. ¿Acaso no lo importante de una película es creer todo? A fin de cuentas, un actor tiene la formación para ser esa verdad que buscamos sentir en el cine. Algo que genera duda en un personaje como Amat, fue el por qué sus películas tienen esa forma tan particular. Excesivo silencio, acciones cotidianas grabadas a manera de documental, violencia gráfica que irrumpe el tedio… A veces en el silencio se crea mayor temor, dio a entender Amat. Completamente cierto, siempre y cuando tengas una construcción previa. Estos extremos a los que no estamos acostumbrados, ponen en duda aquello digno de ser filmado. En una película, cada imagen debe resolver o aumentar la intensidad de lo hecho en la anterior imagen, no pueden ser simples cosas expuestas al azar. Sin embargo, él atribuye sus primeros trabajos a sus intereses de aquel entonces, la falta de formación y fascinación por ciertas películas contemplativas (reconociendo Werner Herzog como su mayor influencia).

IMG_9973

Es admirable impregnar cierta visión, pero en la práctica, los autores sólo piensan en lo que ellos quieren ver, sin tomar en cuenta al público; aquellas personas que mantienen vivas las películas, ni siquiera verían algo así. Si tristemente nadie la ve, es como si no existiera.

La plática finalizó con varios consejos para los futuros cineastas como por ejemplo, no dejarse intimidar por el dinero. Si el interés por contar algo persiste, hay que terminarla como sea posible. Otro error que muchoscometemos como estudiantes, es la falta de sinceridad al escribir nuestros guiones. Siempre hay que hacer lo que uno sabe, no inventar cosas sobre temas desconocidos para nosotros. Tal vez el más importante sea tener ingenio. Encontrar las soluciones a todo de la manera más intuitiva posible, sin hacer grandes gastos. El único límite para la creatividad es el dinero, pero sólo alguien muy creativo sabría resolver cualquier problema.

Amat se despidió después de un par de horas, contento por las felicitaciones e interés de parte de todos. Mientras, el autor de este texto esperará con ansias su siguiente película, deseando que siga esa gran evolución en su lenguaje ya visto en Heli. Se agradecería bastante.

 Escrito por Mario Valencia

Fotografías por Iván Pelayo

IMG_9999